martes, 2 de junio de 2009

Anulando




El País publica hoy en su TRIBUNA una colaboración de GABRIELA WARKENTIN 
"Anulo porque puedo, quiero y ya no creo" Interesante artículo que lleva hasta tierras españolas el dilema mexicano sobre el voto, la llamada "abstención activa": anular

Warkentin relata las posturas que quienes "vivimos" en la red conocemos. Movimientos más movimientos menos, proponen que "si estás harto anules tu voto"..."para que vean quien manda".

Bueh, yo ya he dicho aquí que dudo mucho de la eficacia de ese movimiento anulador, primero porque las boletas anuladas simplemente son contadas, todas -no se puede siempre descubrir en la boleta si el votante anuló a propósito o se equivocó-, y su número es anotado en un acta y se acabó la historia de la anulación. Se propone escribir leyendas en la boleta, que tampoco tendrán ningún efecto pues, ni los partidos políticos estarán en las casillas contando las boletas (afortunadamente serán ciudadanos con eso sí, vigilantes de  partidos políticos que poca o ninguna influencia tienen dentro de su partido) ni los funcionarios de casilla pueden hacer nada con esas leyendas, es decir, pretenden que los funcionarios las lean? Sinceramente quien ha sido funcionario de casilla sabe que a esa hora no te pondrás a leer leyendas anotadas con un crayolón negro, ilegibles; luego suponiendo que los civilizados funcionarios, preocupados por la expresión de los votantes leen las leyendas -y suponiendo que los representantes de partidos no se oponen, porque eso no entra en el escrutinio, más que la determinación de si el voto es válido o es nulo- bueno, pues que leen las leyendas y? qué hacen después? en el acta sólo pueden anotar el número de votos anulados y nada más, de manera que, y si no me equivoco, el número de votos anulados por casilla aparecerá en la cartulina que se pega en la puerta de ésta y en el acta que se acompaña al paquete electoral, y tan tan, hasta ahí llegó la historia de los votos anulados, porque después pasarán a formar parte de una estadística. Y como los paquetes no pueden ser abiertos, de qué sirve que escribas tal o cual leyenda, y peor, cómo saber qué porcentaje de esos votos nulos fueron nulos como rechazo y cuáles fueron nulos por error. Ya lo había dicho, anular no arroja datos duros, los votos válidos sí.

La autora de la colaboración de El País termina con una afirmación básica "Si quienes abogan por anular el voto lo ven como un fin en si mismo, si no se articula un movimiento civil a favor de una renovación integral, si no surgen liderazgos que brinden perspectiva, si el día de las elecciones el conteo no refleja la dimensión del voto nulo, la propuesta no será más que un chispazo de inconformidad manifiesta."

Bingo! y esa incoformidad será tan efectiva como las marchas blancas de los chilangos y el grito de "si no pueden, reuncien!"....Y lo que sucederá en el mejor de los casos (en el mundo ideal del movimiento anulador) es que los legisladores electos con un bajísimo porcentaje de participación -es decir, nula legitimidad, ajá, como los votos- propondrían -según esto, al darse cuenta del hartazgo ciudadano- una nueva ley de partidos, ley electoral o reformas constitucionales todo ello tan fundamental que requeriría de una mayor legitimidad...Entonces vamos a tener a legisladores con 5 votos cada uno reformando el sistema político...No comprendo qué esperan los del movimiento anulacionista. Otro efecto perverso será que el corporativismo partidista que aún corre por las venas de nuestros partidos sea quienes lleven a San Lázaro a los flamantes nuevos legisladores. O que los Panistas salgan corriendo a salvar a su valiente presidente y tengamos un México á la Weimar, remember Weimar....!!

Ver como un fin en sí mismo anular la boleta es no entender para qué se está votando **aguas con hacer algo más con ella porque puede ser un delito** Qué va a pasar el 1 de septiembre que se instale la 61 legislatura?

Entonces, si lo que queremos que cambie el sistema, propongamos con las mismas ganas que se revise la Constitución, se hagan nuevas leyes electorales y de partidos, exigamos a los legisladores el respeto a las leyes y a la Constitución, pero pensar que lo mejor que nos podría pasar son tres años con una Cámara con una legitimidad nula, es una postura de miras muy cortas.

Si tu voto es tu voz, prefieres anularla? que raro. La democracia permite muchas otras formas de expresión, además del voto. Hay que usarlas.

su voto es su voz


1 comentarios:

Raúl Zepeda dijo...

Debo decir que la democracia tiene sus modos, y la libertad de expresión nos permite incluso proponer el sabotaje del proceso democratico, como es la campaña del voto nulo, que en los hechos es una manifestación (borrosa si), pero manifestación del ciudadano.

No estoy en favor ni en contra, no seria capaz de hacer un juicio en contra de algo que es legal y parece opción, pero tampoco soy de la idea que tenemos clase política ideal para votar en favor de...

La llamada "crisis de representatividad" que siguen sufriendo nuestros políticos llego a México por la simple logica de que ya somos una (Deficiente) democracia.

Los efectos pueden ser menores de lo esperado, las urnas nos diran al final, pero lo que si puedo juzgar, es que votar o no votar no es suficiente.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails